Seguridad. Uno de los supuestos secuestradores escapó y otros cuatro fueron detenidos luego de un operativo que lideró el director de la institución.

 

A pocas cuadras de donde fue secuestrado, la Policía liberó a un niño, hijo de dos médicos del Hospital Roosevelt, que tenía reporte de haber sido sido secuestrado la semana pasada en la zona 5.

Se trata del niño Alejandro José Jovel Linares, de 10 años, cuyos padres habían denunciado el secuestro la tarde del 22 de noviembre de 2016 cuando viajaba en un vehículo por la diagonal 14, frente a la casa 15-79 de la colonia Jardines de la Asunción, en la zona 5 cuando habían salido de una clase de karate y se dirigían a su vivienda en la zona 2.

En el operativo de la liberación participó el grupo élite policial y el director de la institución Nery Ramos, quien compartió un video en las redes sociales en donde se comunica con los médicos Samuel Alejandro Jovel, de 50, y Viviana Karina Linares Leal, de 49 y les informa acerca de la liberación.

Los detenidos.

Los detenidos.

PNC

Foto:

El niño estaba retenido en una vivienda en la 9a. avenida, casa 7-76 de la zona 4, a pocas cuadras de donde fue raptado por tres hombres que lo llevaron en un automóvil que fue abandonado en la 33 avenida y 14 calle, de la zona 5 esa noche.

Los grupos criminales no son más poderosos que los ciudadanos. Es un honor devolver a ese joven a la libertad, tiene mucho futuro para el país”, les mencionó el director policial Nery Ramos a los padres de la víctima.

En el operativo fueron detenidas tres personas que aparentemente mantenían cautivo al niño en la casa con paredes blancas.

Jose Andrés Cruz, de 21, Joshua Santiago Chavarria, de 24, y Grazy Aurora Negrete Estrada, de 19 fueron enviados a prisión preventiva.

En la colonia Arrivillaga, zona 5 fue detenido Josue Isaías Miranda Bonilla, de 18, un cuarto integrante del grupo. El último logró escapar por unos callejones hacia un barranco, se informó.

El caso conmocionó a los ciudadanos debido a que se compartieron fotografías en las redes sociales del niño. Al principio se determinó que tenía alerta Alba-Keneth (utilizada para la ubicación inmediata de niños y adolescentes desaparecidos) y luego la Policía confirmó el secuestro.

Para la liberación los secuestradores exigían Q2 millones como rescate al principio con llamadas amenazantes y luego de una negociación el monto fue fijado en Q600 mil, explicó Ramos.