En el Congreso de la República hay confianza para aprobar modificaciones a la ley relacionadas al secreto bancario. Diputados de la comisión de finanzas hablaron en el programa A Primera Hora de Emisoras Unidas de la importancia de esos cambios.

Carlos Barreda, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), dijo que la tendencia a nivel mundial es que se sepa el origen del dinero que está en el sistema bancario. A su criterio, las modificaciones al secreto bancario son para que la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) “tenga más dientes”.

Que la SAT tenga acceso a la información bancaria tendrá un efecto disuasivo, pero también permitirá detectar a quienes está en la economía formal y “no facturan, no tienen NIT, pero sí tienen una cuenta bancaria”, situación que se considera como una competencia desleal con quienes sí están pagan impuestos, consideró.

Luis Fernando Montenegro, parlamentario de Encuentro por Guatemala (EG) explicó que la diferencia está en que ahora un juez de instancia civil, y no penal, sería el que autorizaría a la SAT conocer información bancaria toda vez haya una “duda razonable”.

Aunque con el cambio se espera mejorar la recaudación, opinó también hay que tomar en cuenta el crecimiento económico y el aumento de la “masa tributaria”.

Para Marco Antonio Orozco del Movimiento Reformador hay que tener claro que no se tratará de una “cacería de brujas” y que solo habrá persecución de quien cometa un delito. Además, dijo que se debe prestar atención acerca de en manos de quién estará la información bancaria.


Adim Maldonado, diputado de FCN-Nación, consideró que la retroactividad en el secreto bancario es un tema político y agregó la SAT dispondrá de las herramientas para mejorar la fiscalización y recaudación.