Este miércoles, a pesar del frío, cientos de fieles desde primeras horas han visitado los distintos templos del país para dar inicio a la Cuaresma 2016, pero la dura historia de esta señora es conmovedora.

Julia Mutzutz, originaria de Patzún, caminó por varias cuadras con su hijo de 18 años a cuestas, para acudir a la Catedral Metropolitana a imponerse la cruz de ceniza.

Mutzutz le contó a Publinews que hace 15 días le robaron la silla de ruedas de su hijo, Juan Carlos de León, quien tiene parálisis cerebral: "lo encontré recostado en el suelo", narró.

¿Vino a pedirle algo a Dios?

"No, solo por la cruz de ceniza"; sin embargo, respondió que de pedirle algo a Dios, pediría "ayuda para su patojo".  

Durante su estadía, varios feligreses buscaron la forma de brindarle apoyo, incluso económico, ya que no cuenta con los medios para contactarla o para recibir donaciones bancarias.