El proyecto presupuestario para el año fiscal 2016 que los líderes en el Congreso estadounidense planean someter a votación esta semana incluye US$750 millones para fortalecer las instituciones en Guatemala, Honduras y El Salvador.

Los fondos que se acordaron, la mayoría destinados para el triángulo norte de Centroamérica, representan un recorte de US$250 millones en relación con la solicitud del presidente Barack Obama que fue de US$1 mil millones.

Estos recursos forman parte del Plan para la Alianza de la Prosperidad, cuyo propósito es  enfrentar la oleada de niños de la región que llegaron en 2014 a la frontera estadounidense sin documentos ni acompañantes adultos, huyendo de la pobreza y las pandillas.

El senador Tom Carper, principal demócrata en la comisión de Seguridad Nacional, dijo el miércoles que el proyecto presupuestario satisface una de sus prioridades, refiriéndose a la ayuda para América Central.

"Si bien los US$750 millones no resolverán por sí solos los problemas prolongados y complicados que enfrentan estos tres países, es una parte importante de nuestra responsabilidad para ayudar a los gobiernos del Triángulo Norte a mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos", agregó.

En su cuenta de Twitter, el vicepresidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se congratuló por el acuerdo legislativo. “Este acuerdo también contiene una inversión récord de US$480 en programas que contribuirán a detener la ola de violencia contra la mujer, el trabajo de mi vida”, afirmó Biden.