El vehículo electoral más utilizado este año por los candidatos a cargos públicos son las redes sociales.

Desde sus perfiles de Facebook, Twitter e Instagram comparten fotografías y mensajes de sus giras por el territorio nacional. Sin embargo, expertos aseguran que no se trata solo de mostrar sus mítines, sino de usar estas aplicaciones para atraer el voto.

"Este será el primer proceso electoral 2.0. La ciudadanía está más activa. Acá el tema es que los políticos no han sabido utilizar las redes sociales. No lo usan de manera estratégica, se han limitado a informar sus actividades, pero no han desarrollado una capacidad de campaña con mensajes que puedan definir votos, solo informan, les hace falta el manejo estratégico de las redes", asegura Cristhians Castillo, encargado del área sociopolítica del Ipnusac.

"Solo se limitan a subir fotografías donde muestran la cantidad de personas que llegan a sus mítines, pero no muestran más allá de eso. Este año está copado por las redes sociales, pero solo lo usan para posicionar la imagen del aspirante y del partido. No hay propuestas concretas y no se generan debates profundos. Hasta se ha usado para campañas de desinformación", aseguró José Carlos Sanabria, coordinador del área política de Asíes.