Celebración

En más de 70 países realizarán por primera vez el Día internacional del café.
• Festejo. La convocatoria para la celebración fue por hecha por la Organización Internacional del Café, que se llevará a cabo el 1 de octubre, cuyo objetivo es promover el consumo de la bebida. En el evento se reconocerá la diversidad y la calidad del café. Además se llevarán a cabo diferentes actividades. La celebración del día coincidirá con el primer foro mundial del café.

• Apoyo. De las ventas que se logren ese día se le donará 10% a Funcafé, organización que trabaja en educación, salud preventiva y seguridad alimentaria en comunidades.
 

El aroma y la calidad del café nacional han despertado el gusto de miles de personas alrededor del mundo.

La variedad de climas que se registran en el país ha permitido que la producción cafetalera sea reconocida en el mundo.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Café (Anacafé), el grano aromático se produce en ocho regiones: Cobán, Oriente, Fraijanes, Acatenango, Antigua, Atitlán, San Marcos y Huehue.

La producción en cada una de esas regiones cuenta con características que atraen a más personas a consumir dicha bebida.

La Anacafé comparte los perfiles de las regiones; por ejemplo, el café de Acatenango se distingue por una acidez marcada, aroma y cuerpo balanceado, el cual se cultiva en alturas de hasta dos mil metros sobre el nivel del mar.

Mientras que el café de Antigua proporciona elegancia y dulzura, cuyos cultivos se dan principalmente en áreas rodeadas por los volcanes de Agua, Fuego y Acatenango.

Los cultivos en la región de Atitlán se distiguen por la acidez cítrica y aroma que suelta al preparar una bebida de dicho lugar.

El frío y el ambiente nublado de Cobán hacen que la producción cafetalera ofrezca un aroma agradable y al preparar una taza de café se reconzcoa su cuerpo fino.

Por aparte, el café de Fraijanes, que es secado al sol por la latitud en que se siembra, ofrece una acidez pronunciada y persistente, es aromático y tiene un cuerpo definido.

La altura de Huehuetenango y vientos áridos que se dan en el lugar hace que los cultivos de ese producto se distingan por tener una acidez fina e intensa, cuerpo lleno y agradables notas avinatadas, el cual se diferencia de las plantaciones de Oriente, ya que dicha producción suelta un sabor achocolatado.

Por último, está el café de San Marcos, que también la altura donde se cultiva suelta un aroma y sabor distintos a los demás.

Alejandro Keller, vicepresidente de Anacafé, indicó que el mayor consumo del café nacional se da en Dinamarca, Suecia y Finlandia, por la duración del invierno, pero el consumidor más importante en términos de volumen es Estados Unidos a donde se envía 45% de las exportaciones, seguido de Canadá, Japón, Alemania y Bélgica.

El café nacional es excelente, es una bebida interesante que se comparte con amigos y familiares, por lo que el perfil del consumo ha subido y ahora se observa mayor competencia, impactando en que el consumidor se ha vuelto más sofisticado”, resaltó Keller.

La demanda del consumo ha hecho que la Escuela de Café amplíe su horario de cursos en la noche, donde con el pasar del tiempo más jóvenes se han interesado por aprender a preparar cafés de todo tipo.