La controversial politóloga Gloría Álvarez realizó una gira por siete países de Suramérica para impartir la conferencia “República versus populismo” en 15 ciudades. La politóloga visitó Brasil, Argentina, Chile, Ecuador, Bolivia, Venezuela y Colombia para dar a conocer el informe de investigación que el Movimiento Cívico Nacional ha realizado sobre el daño que provoca a las instituciones el enfoque populista que toman algunos partidos.

Álvarez compartió algunos puntos como "La agenda del socialismo del siglo XXI es una agenda regional, organizada y meticulosa. El populismo y la república".

La politóloga en su conferencia de prensa compartió varios detalles sobe la política actual en Latinoamérica y sobre las posibles causas que pueda traer en Guatemala el discurso popular por parte de algunos candidatos políticos al ofrecer cosas sin fundamento en avances para buscar un bien para el país. Y simplemente enriquecerse.

- “Esta escena política es una competencia de quién es el mejor santa claus, quién da el mejor regalo. Pero no se preocupan por la seguridad o las verdaderas necesidades del pueblo”, mencionó Álvarez sobre la visión de los presidenciables al no proponer y no ofrecer un plan de gobierno que pueda saciar las necesidades inmediatas de la población.

- “Cuando los ciudadanos nos conformamos con la propuesta política los políticos no tienen presión de ofrecer propuestas claras y de fondo.

- “Nos hemos acostumbrado a vivir a que el gobierno nos da permiso de existir.

- Cuando les da el poder a estos, estos roban y se aprovechan. La ley no está para regir nuestras conciencias sino para que no se atropellen los derechos de otros”, añade. 

Esta visión es la que la politóloga pudo observar en su gira por Suramérica y el reflejo de varias sociedades que empiezan a ver que lo que ellos creían como una nueva solución no es nada más que la continuidad de viejas políticas.

- “La juventud de Latinoamérica está cansada y harta de cómo se está gobernando. Pero tiene que saber hacia donde apuntar y dirigir sus propuestas”. 

Su visión es un enfoque a que el ente que representa a la población, El Congreso, esté divido en dos partes. “Un senado, con gentes pensantes, científicos, geeks y varios que puedan ver hacia el futuro del país. Que ellos analicen las posibles causas de lo que se quiere proponer y buscar una solución vial y fundamental”. Y por otro lado una cámara de trabajadores que vean las necesidades de todos aquellos que trabajan y proteger los intereses de lo que mueven al país y no de las entidades a las que ellos dependen y laboran.

- “El problema es que aquí tenemos un congreso con diputados jugando al monópoli con el dinero del pueblo. Estamos a 15 semanas de las elecciones y que buena propuesta política hay. El plan no es sacar de la pobreza a alguien. Es ir a forrase de plata al gobierno”, concluye.