Considerado uno de los más grandes e impresionantes de América, el Parque nacional cuevas de Candelaria, en Alta Verapaz, fue un sitio de peregrinación en la época de los mayas que ahora es un refugio de diversidad de flora y fauna.

Ubicado en Alta Verapaz, el lugar es un sistema de cuevas y hogar de cientos de especies. En 1999 fue declarado Patrimonio de la nación.

Oliver de Ros

Foto:

El acceso a la cueva fue descubierta en 1974 por el francés Daniel Dreux quien paseaba junto con un equipo guatemalteco.

Los mayas tenían respeto por los sistemas de cuevas, que según sus creencias, se adentraban en la tierra hacia el inframundo. Uno los aspectos más impresionantes es contemplar las estalactitas que se formaron durante cientos de años.

Oliver de Ros

Foto: