1.6 millones de tarjetas de crédito es el registro hasta noviembre de documentos que han emitido las empresas bancarias, por lo que el 60% puede ser cancelada.

500 mil tarjetas pueden ser canceladas, ya que no cubrirán los costos financieros que representan para los bancos el manejo del documento utilizado por los usuarios.
 

Los emisores de los documentos tomarán diferentes medidas debido a la publicación de la Ley de tarjetas de crédito.

A menos de dos meses de que cobre vigor la Ley de tarjetas de crédito, la Asociación de Emisores de Medios de Pago, anunció las medidas que tomarán ante esa regulación.

Carmen Sánchez, directora de la Asociación, explicó que a partir de febrero desaparecerán las conocidas visa cuotas, debido a que en el país solo operan dos procesadores, y la ley les obliga a cobrar una tasa de interés determinada que debe cubrir los gastos que representa por manejo de cuenta.

Otra de las acciones que implementarán los emisores es reducir los límites de crédito en los documentos plásticos como cancelar las tarjetas con saldos pequeños.

“Las medidas no se están tomando como gremial, si- no que cada banco lo hace para cumplir con la normativa. La ley contrae la industria de tarjetas, por lo que cada institución bancaria conforme a su esquema de negocios tomarán diferentes acciones”, agregó Sánchez.

La Asociación agrupa a 15 empresas emisoras de tarjetas, que irán presentando las medidas que tomarán antes o después del 8 de marzo cuando entre en vigencia la ley de tarjetas de crédito.

Uno de los puntos que rechazan los emisores es la regulación en el cobro de la tasa de interés, pues la ley establece que no debe ser mayor de la tasa promedio ponderada activa que dicte el sistema bancario.