Desde hace cuatro meses, decenas de cientos de guatemaltecos han tomado la Plaza de la Constitución para demostrar su repudio ante los actos de corrupción de altos funcionarios. 

Desde hace 19 sábados, frente al Palacio, con carteles, mantas, canciones, con bandera en mano y con la frente en alto, guatemaltecos le piden a las autoridades que renuncien a sus cargos y se sometan a la justicia. 

El 25 de abril salieron a las calles del Centro Histórico cientos de ciudadanos y a las dos semanas, el 8 de mayo, renunció la vicepresidenta Roxana Baldetti, que hoy está capturada por su presunta vinculación en hechos delictivos. 

Sin embargo, a pesar de las distintas muestras de repudio, el presidente Otto Pérez, también señalado de liderar la red de defraudación que robó millones de quetzales al fisco, ha decidido no renunciar. 

La comunicación de Presidencia convocó este sábado a la prensa para una conferencia el lunes 31 de agosto, donde se espera que el mandatario hable del proceso de antejuicio en su contra, ya que desde que fue señalado por el Ministerio Público y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala no ha tenido ningún acercamiento con periodistas.