Este 28 de septiembre se tiene previsto el comienzo de la audiencia del caso de defraudación en las aduanas en la que se decidirá si 24 implicados enfrentarán juicio.

El juez de Mayor Riesgo B, Miguel Gálvez, citó a la fiscalía, acusados y defensores a las 9 horas en el nivel 14 de la Torre de Tribunales.

Es la tercera vez que se trata de iniciar el acto conclusivo de la fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), luego que fuera desbaratado el grupo de contrabando aduanero denominado La Línea el 16 de abril.

El 10 de agosto fue la primera vez que quedó en suspenso porque el fiscal José Morales fue infectado por chikungunya. Luego, el 1 de septiembre el abogado Luis Godoy, defensor de Francisco Ortiz, alias “Teniente Jerez” y Miguel Lemus, se excusó por enfermedad.

No estoy en contra de las excusas pero que no se vuelva constante”, mencionó el juzgador y programó la audiencia para el 28 de septiembre.

El caso
Sin un solo disparo, la CICIG, el Ministerio Público y la Policía desarticularon el grupo que desfalcaba al Estado en las aduanas central y en los puertos Quetzal, en Escuintla y Barrios, en Izabal, el 16 de abril.

Habían dos estructuras que cobraban sobornos a los empresarios importadores para reducirles el monto de impuestos y cambiar las mercaderías para abaratar más la cifra reportada en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Hasta ese día el cabecilla era el exmilitar prófugo Juan Carlos Monzón, quien era el secretario privado de Roxana Baldetti (renunció al cargo de vicepresidente el 8 de mayo y en prisión desde el 21 de agosto por liderar la estructura).

Los líderes de la estructura interna eran Omar Franco, titular del ente recaudado, y el extitular de la institución, Carlos Muñoz. También fue detenido Francisco Ortiz, alias “Teniente Jerez”, quien estuvo ligado a la red de contrabando en las aduanas del fallecido Alfredo Moreno.

Empresarios
La fiscalía detuvo a nueve empresarios que se beneficiaron de la estructura el 1 de julio por evadir al fisco. Una semana después lograron su libertad con fianzas y la prohibición de salir del país.

Binomio en prisión
El 21 de agosto, la CICIG colocó al frente del grupo criminal al general retirado Otto Pérez y a Baldetti. En las escuchas telefónicas de los implicados se les menciona como "el uno", "el dueño de la finca" para Pérez y "la dos", "la mera señora" y "la mera mera".

Por tratarse del presidente y gozar de inmunidad la fiscalía solicitó un antejuicio que fue avalado por la Corte Suprema de Jusitica (CSJ) y luego ratificado por el Congreso con 132 votos el 1 de septiembre. Tres días después, Pérez renunció al cargo y se entregó a las autoridades, aunque fue ligado al proceso y enviado a prisión el 8 de septiembre.