El anda de la Virgen de la Alegría sale del Templo El Calvario en busca de la representación de fe y amor que Dios le dio al mundo: a su hijo, Jesús Resucitado.

A su encuentro, frente a la Catedral Metropolitana, la Virgen saluda con una reverencia a quién ha vencido la muerte y tras ese noble gesto, las andas danzan con gozo para renovar la fe de los creyentes.

Así fue el emotivo encuentro de las veneradas imágenes de El Calvario: