Las hogueras de pedazos de madera, ramas de árboles, y en algunos casos basura, en el frente de las casas volvieron a iluminar las calles de la Ciudad hoy en la Quema del Diablo.

A pesar de que la tradición se ha mantenido año con año, ya tiene varios detractores según las reacciones de los usuarios de redes sociales que piden que se limite y controle por la contaminación que se produce. 

Muchos aprovechan la fecha para quemar basura de todo tipo y muchos otros, no limpian la calle luego de que la hoguera se ha consumido, produciendo más suciedad y problemas en el sistema de alcantarillado.