Hilda Morales, procuradora adjunta, informó que, luego de haber monitoreado la red hospitalaria del país, se determinó que existe riesgo de suspensión de servicios en nueve hospitales, debido a la falta de medicinas, presupuesto y personal operativo.

Los centros afectados son los de Jutiapa, Coatepeque, Quetzaltenango, Quiché, Zacapa, Cuilapa, el Instituto Nacional de Cancerología, el Hospital San Juan De Dios y la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico.

“El sistema de salud sigue desabastecido en medicinas; la infraestructura, colapsada y no hay personal”, informó Morales.

“Por ejemplo, el hospital San Juan de Dios amaneció sin alcohol, sin algodón, sin gasas, sin hilo y sin factor 8, entre otros insumos básicos para funcionar”, expuso.

Morales explicó que el desabastecimiento ha dejado en alta vulnerabilidad y sin tratamiento a los pacientes con diabetes, esclerosis, VIH, cáncer e hipertensión.

PDH

Foto:

“En el IGSS se registra un desabastecimiento de medicamentos en todas las unidades, los hospitales, centros de atención médica integral para pensionados y las clínicas periféricas”, de acuerdo con el monitoreo.

La postura de la PDH ocurre un día después de que Luis Monterroso, ministro de Salud, informara que este mes se les transferirán Q500 millones para resolver dicha problemática.

Serán Q100 millones para el pago de vacunas a la OPS,  Q75 millones para la deuda con los trabajadores, Q20 millones para el fondo rotativo y el resto para cancelar parte de lo que se les debe a los proveedores de 2012 y 2014”, explicó el funcionario.

El presidente Otto Pérez aseguró que se trabaja para resolver el problema lo antes posible.