Al menos 17 escuelas, de mil 700 que serán utilizadas durante el proceso electoral como centros de votación, tienen mayores problemas en su infraestructura, según la ministra de Educación, Cynthia Del Águila.

La funcionaria afirmó que la mayoría de estos centros ya están siendo evaluados. Agregó que la cartera que dirige estará encargada de velar que el servicio del agua, de electricidad y de los sanitarios estén en óptimas condiciones para el día de los comicios.

“Las llaves de cada uno de los establecimientos se les entregan a los delegados del TSE el viernes anterior a las elecciones y son devueltas a las autoridades educativas el lunes posterior”, aseguró Del Águila.