Análisis

Debe aclarar su situación para enderezar el rumbo

Adela Camacho de Torrebiarte, quien preside la Comisión Normalizadora de la FIFA, afirmó que la detención de Brayan Jiménez es un buen mensajes para muchos.

“ Principalmente para que los dirigentes deportivos hagan bien su trabajo y que se comprometan con lo que hacen”, expuso De Torrebiarte al ser consultada.

Añadió que ahora es importante que el sindicado aclare su situación con la justicia de Estados Unidos, para que el deporte nacional enderece su rumbo.

“ Hubo un buen trabajo y una buena coordinación del Ministerio Públcio y de la Policía Nacional Civil”, añadió.

La funcionaria se reunió por la mañana con el contralor general, Carlos Mencos, para pedirle que se realice una auditoría minuciosa en la Federación Nacional de Futbol (Fedefut), ya que, luego de una primera inspección, se detectó en esa institución un déficit de Q2.3 millones.

Luego del escándalo de corrupción que involucró a funcionarios del futbol del país, la FIFA instaló la comisión que dirige para regular la entidad.

Con barba, el cabello canoso, vistiendo una camiseta blanca y pantalón azul y en condiciones físicas deterioradas fue detenido Brayan Jiménez en un apartamento del edificio Torresol, en la zona 14.

La visita oportuna de algunos de sus familiares fue el comienzo de la vigilancia en el lugar hace algunas semanas. Fue hasta que el expresidente de la Federación Nacional de Futbol de Guatemala (Fedefut) bajó a comprar los periódicos cuando agentes antinarcóticos lo ubicaron entonces la fiscalía solicitó realizar un allanamiento en el apartamento 6 C.

A las 13:43 minutos los policías ingresaron y lo detuvieron. “No se opuso. Estaba solo”, mencionó Yosaida García, a cargo de la unidad antinarcótica de la Policía.

El odontólogo era el guatemalteco más buscado desde el 4 de diciembre cuando a la Justicia de Estados Unidos lo implicó junto a dirigentes deportivos latinoamericanos en un caso de corrupción y lavado de activos denominado FIFAGate.

De inmediato fue trasladado a la Torre de Tribunales. “Me gusta estar bolo (borracho), me gusta Estados Unidos”, respondió Jiménez al responder por su implicación en el caso.

Junto con Jiménez fue involucrado el también Héctor Trujillo, quien ostentaba el cargo de secretario general de la Fedefut y era magistrado suplente de la Corte de Constitucionalidad (CC), quien fue capturado en Florida, Estados Unidos el 4 de diciembre, mientras viajaba en un crucero con su familia.

No obstante, Trujillo fue liberado el jueves de la semana pasada tras pagar una fianza de US$4 millones.

Contra el ex dirigente existe una solicitud de arresto con fines de extradición a Estados Unidos, donde está imputado de lavado de dinero, sobornos y otros delitos relacionados con la venta de derechos comerciales de torneos de fútbol.

Los agentes le preguntaron sus datos, lo ficharon y lo dejaron en la carceleta. “Les quiero mucho”, fue lo único que mencionó aún afectado por haber ingerido bebidas alcohólicas.

A las 19 horas fue trasladado al Juzgado de Turno en donde le mencionaron que tiene una orden de “detención provisional con ánimo de extradición”. Después fue trasladado al cuartel Mariscal Zabala.

Hoy se realizará la audiencia en el Tribunal Quinto Penal, que preside César García.

El proceso para extradición es que las autoridades estadounidenses deben formular la extradición en un plazo de 40 a 60 días. Luego en una audiencia el tribunal resuelve si es procedente la extradición y es el presidente quien firma el traslado final.

No nos vamos a oponer, es preferible que sea juzgado en Estados Unidos”, mencionó su abogado Francisco García Gudiel.