La Fundación contra el Terrorismo, mediante un campo pagado, expresó su rechazo a la decisión de un tribunal de enviar a Efraín Ríos Montt a un hospital Federico Mora.

Dicha fundación afirma que no hubo genocidio en Guatemala, y señala que, recluirlo en el centro de salud mental es inhumano y lo califica como un acto de tortura el ya que el dictamen médico del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) declaró a Ríos en incapacidad de enfrentar juicio.

Por otro lado, Jorge Santos, activista de los derechos humanos, dijo que el análisis médico se hizo con poco profesionalismo y ética porque en ese momento el paciente estaba ingiriendo medicamentos.

"La decisión del juez resguarda la integridad física y mental de Ríos Montt; lo que se quiere es imposibilitar el acceso a la justicia en el país", afirmó Santos.
 
Con información de Emisoras Unidas