Los 13 magistrados de la CSJ avalaron, durante una sesión extraordinaria, la solicitud de antejuicio para retirarle la inmunidad al presidente Otto Pérez, por su presunta participación en el caso de defraudación “La Línea”, que presentaron el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

“El pleno determinó que la denuncia no es política ni espuria, sino que se entregó basada en documentos de los entes de investigación, por lo que se le dio trámite y se envió la resolución al Congreso”, de acuerdo con el portavoz del Organismo Judicial, Ángel Pineda.

Ahora, la decisión de retirarle la inmunidad al gobernante recae en los 158 diputados, quienes deberán sesionar para nombrar una comisión pesquisidora.

Roberto Alejos, congresista de Todos, explicó que este jueves, durante la plenaria, se deberá conocer el expediente y conformar la comisión de investigación. “Les hago un llamado a los diputados y partidos para que, cuando la comisión entregue el informe al pleno, se logre el cuórum necesario para conocerlo”, afirmó.

“Lo ideal hubiera sido la renuncia inmediata del Presidente porque hay pruebas contundentes de que está involucrado en el caso de defraudación aduanera. Espero que las bancadas mayoritarias se presenten al pleno y ya es hora de que atendamos el clamor de la sociedad”, explicó Nineth Montenegro, de Encuentro por Guatemala.

“La documentación incautada en los allanamientos, en conjunto con las interceptaciones telefónicas disponibles, llevan a considerar probable que el señor Presidente de la República haya participado en la comisión de las mismas conductas punibles. Las menciones “el uno”, “el mero, mero” o “el dueño de la finca”, interceptadas en las escuchas, hacen referencia a él”, aseguró Thelma Aldana, jefa del MP.

El mandatario rechazó los señalamientos y afirmó que no renunciará.