La Corte de Constitucionalidad (CC) reactivó el caso de tráfico de influencias por las que está vinculado el diputado oficialista Gudy Rivera.

“Se ordenó a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que debe emitir una nueva resolución debidamente fundamentada”, informó Martín Guzmán, secretario del máximo ente legal.

La votación fue por unanimidad y además se rechazó una acción legal del legislador que intentaba detener el proceso.

En el amparo que planteó Rivera solo obtuvo un voto disidente del magistrado Ricardo Alvarado Sandoval”, agregó Guzmán.

Con este fallo la CSJ tendrá cinco días para volver a emitir una nueva resolución ya que el 14 de noviembre de 2014 rechazó “in limine” (sin entrar a conocer) la solicitud de antejuicio contra Rivera por considerar que la denuncia es “imprecisa y oscura”.

El ente de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la fiscalía analizaron una grabación que hizo Claudia Escobar en septiembre de 2014, cuando era magistrada Vocal I de la Sala Quinta de Apelaciones del Ramo Civil y Penal, como prueba de la conversación que sostuvo con el legislador del Partido Patriota (PP) Rivera, donde supuestamente la presiona para favorecer a Roxana Baldetti.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), suspendió al PP y canceló a Baldetti como secretaria del partido por haber efectuado una concentración para presentar a Alejandro Sinibaldi como precandidato a la presidencia, por lo que esa agrupación, presentó dos amparos para revertir la decisión.

Un día antes de la elección de magistrados de Apelaciones, la Sala amparó a Baldetti, con el voto razonado de Escobar, y dejó en suspenso la sanción del ente electoral. Escobar fue electa, pero renunció una semana después y denunció vicios en el proceso.

Rivera reconoció que se reunió con Escobar y adujo que lo habían citado para hablar de su reelección y que la grabación había sido realizada de forma ilegal.