La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su “preocupación” y pidió que se investigue lo ocurrido el 24 de diciembre en la cárcel de Puerto Barrios, Izabal, cuando 8 presos murieron y otros 24 resultaron heridos tras un motín que ocurrió derivado de un "plan para escapar".

De los ocho presos que fallecieron, dos fueron decapitados y otros dos carbonizados.

La Comisión Interamericana instó a las autoridades guatemaltecas a que adopten “medidas apropiadas”, entre ellas reformas estructurales, con el objetivo de prevenir este tipo de actos de violencia, y a investigar estos hechos “con debida diligencia y sin dilación”.

También reclamó que Guatemalaprevenga el accionar de organizaciones delictivas que tengan una presencia en las cárceles” y que adopte “pasos dirigidos a reducir el hacinamiento y el uso de la prisión preventiva, mediante el empleo y la implementación de medidas alternativas”.