El caso

El atacante era Omar Seddique Mateen, ciudadano estadounidense de origen afgano de 29 años. Antes de haber perpetrado el peor tiroteo de la historia de Estados Unidos, su legajo judicial estaba en blanco.

El atacante llevaba un revólver, un rifle de asalto AR-15 y un número desconocido de cargadores. Mateen tenía permiso para portar armas.

El FBI investiga el ataque como un “acto de terrorismo”. El agente especial Ronald Hopper explicó que Mateen “murió en un intercambio de tiros con los agentes” en la discoteca. Según el agente, Mateen llamó dos veces la atención de los investigadores, en 2013 y 2014, por presuntos vínculos con extremistas islamistas, pero no se pudo verificar nada.

Ahora “estamos mirando todas las conexiones tanto locales como internacionales”, expuso Hopper, después de haber evocado su simpatía por el extremismo islámico.

El club Pulse, lugar de la masacre del domingo por la madrugada en Orlando, es uno de los sitios nocturnos más emblemáticos de la causa de las personas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) en Florida y en Estados Unidos.
 

El Ministerio de Relaciones Exteriores informó que la ciudadana estadounidense de origen guatemalteco Mercedez Marisol Flores es una de las 50 víctimas de la masacre que ocurrió la madrugada del domingo en una discoteca gay en Orlando, Florida.

"Marcedez Marisol Flores, de 26 años, nació en Queen, Nueva York. Es hija del guatemalteco César Flores", se detalla en un comunicado de prensa de la Cancillería.

Cancillería

Foto:

Según se reveló, la joven residía en Davenport, Florida. Además, asistía al Valencia Comunity College.

"Mercedez se encontraba con una amiga, Amanda Alvear, de origen puertorriqueño, quien también falleció en el atentado", se afirmó.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores, a través del Consulado General de Guatemala en Miami, está en comunicación con las autoridades de los Estados Unidos para ofrecer la asistencia consular correspondiente a la apesarada familia", se consigna en el documento.