Aunque el presidente del Congreso, Mario Taracena, trató depurar la nómina de ese organismo, un juzgado de trabajo ordenó la reinstalación de Dolores Zeledón Monroy, quien era ocupaba el cargo de Coordinadora General de la Unidad de Acceso a la información del Legislativo.

Tras la reinstlación, Zeledón continuará devengando un salario mensual de Q35 mil; sin embargo, en 2010 fue señalada de ocultar información pública.

Taracena indicó que respetará la orden del juez, aunque informó que accionará la resolución.