El Juzgado Segundo de Trabajo comenzó a notificar el despido a los empleados del Congreso en el proceso que se desarrolla desde junio de 2016 derivado a que tienen relación de consanguinidad y de afinidad.

En el Organismo Judicial (OJ) confirmaron que el juez Marco Pérez comenzó a trasladar los documentos a los empleados. Durante la mañana los notificadores pudieron entregar 90 de los 160 expedientes de destitución.

El presidente del Congreso Mario Taracena anunció el 25 de junio de 2016 que había comenzado un proceso para destituir a 400 empleados que fueron identificados por la Contraloría General de Cuentas (CCG) por anomalías en la contratación.

El departamento de Recursos Humanos del Organismo Legislativo notificó a los empleados que tenían parientes como asesores, conserjes y secretarias de los diputados a decidir quien continuaría como empleado.

Taracena propuso el retiro voluntario y mandó a pegar afiches en las oficinas legislativas para que los empleados pudieran retirarse.