El juicio por genocidio contra el exjefe de Estado de facto, Efraín Ríos Montt, deberá recomenzar luego de que la justicia aceptara un amparo de los querellantes para anular todo lo actuado, informó este viernes una fuente del proceso.

La Sala Primera de Apelaciones resolvió el jueves que Ríos Montt y su exjefe de inteligencia, José Rodríguez, sean juzgados por separado pues el exdictador está sometido a un proceso especial por su deteriorado estado de salud, dijo a la AFP Héctor Reyes, abogado del querellante Centro para la Acción Legal en Derechos Humanos (Caldh).

"Con el amparo queda anulado todo lo actuado y deja sin efecto el desarrollo de las audiencias celebradas hasta el pasado 2 de mayo", explicó.

La separación de los juicios permitirá que el proceso contra Ríos Montt se realice a puerta cerrada sin la presencia del acusado por problemas de salud, mientras que el de Rodríguez será abierto y público. Los querellantes temían que al hacerlos en conjunto, pudieran ser anulados posteriormente.

Publinews

Foto:

Reyes afirmó que existen amparos que buscan impedir el inicio del debate, como una solicitud de los abogados de Ríos Montt, de 89 años, para que cese el proceso penal en su contra debido a que en agosto pasado se le diagnosticó demencia y serios problemas de salud.

La decisión del jueves deja sin efecto una resolución previa, emitida el 25 de agosto de 2015, que permitía efectuar el juicio de Ríos Montt y Rodríguez en forma conjunta.

Si no se presenta una apelación antes del sábado, la determinación quedará en firme y el tribunal que conoce el caso se deberá excusar para que se nombre otros tribunales que realicen los juicios por separado.

Publinews

Foto:

Ríos Montt está acusado de la matanza de 1 mil 771 indígenas mayas-ixiles en Quiché durante su régimen de facto (1982-83), considerado el período más sangriento de la guerra civil guatemalteca (1960-1996), que dejó unos 200 mil muertos o desaparecidos, según la ONU.