El Juzgado de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, ordenó ligar al proceso penal al supuesto testaferro Delfino Morataya -detenido el sábado en Escuintla- y al jefe de la Portuaria de Santo Tomás de Castilla, Jorge Guillén, quien se entregó en la judicatura este martes 10 de mayo, por su implicación en el caso de defraudación en las aduanas denominado La Línea.

La Fiscalía explicó que las cuentas bancarias CorpoGold están a nombre de Morataya y Guillén fue captado en reuniones en la “Boutique Emilio”, el centro de operaciones.

Delfino Morataya es acusado de los delitos de asociación ilítica y caso especial de defraudación aduanera, mientras que Jorge Guillén por asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera.

Ambos sindicados fueron enviados a prisión preventiva por el juez Gálvez.