El juez de Mayor Riesgo B, Miguel Gálvez, ligó al proceso penal a los 11 implicados en el caso de lavado de dinero que desarticuló la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala.

El juzgador explicó que su resolución “no está dictada por presiones”.

Este proceso, denominado “lavado y política” tiene con solicitud de antejuicios a Edgar Barquín, candidato a vicepresidente de Líder, su hermano, el legislador Manuel Barquín y el diputado Jaime Martínez.

El “cerebro” de la estructura es el comerciante Francisco Morales, alias “Chico dólar”, quien en escuchas telefónicas de 2014 negociaba transferencias millonarias con ayuda de los políticos.

La audiencia duró cinco días hasta la resolución de Gálvez. Ahora la fiscalía tendrá tres meses para investigar.

El caso
El 15 de julio, durante operativos capturaron a 11 personas, que integraban una red de lavado de dinero la cual contó con la colaboración de los diputados Jaime Martínez Lohayza y Manuel Barquín Durán, así como de su hermano el candidato a la vicepresidencia, Edgar Barquín Durán, quienes tienen tres solicitudes de antejuicio.

La investigación inició en el segundo semestre de 2014 por denuncias sobre la existencia de una estructura que operaba en Jutiapa dedicada desde el 2008 a desarrollar actividades de lavado de activos, y contaba con la colaboración de autoridades locales y nacionales.

El cabecilla de la red de lavado de dinero era Francisco Edgar Morales Guerra, alias “chico dólar”, quien entre el 2008 y el 2011 recibió grandes sumas en efectivo de moneda extranjera, principalmente dólares.

Este dinero al sistema financiero (en dólares o quetzales) a través de unas 200 empresas ficticias y de testaferros, quienes a su vez transferían el dinero a sus cuentas hacia diferentes países (Estados Unidos, China, Hong Kong, Taiwán, Corea del Sur, Islas Caimanes, Francia, Turquía, Colombia y Brasil) aparentando que provenían de transacciones comerciales.

Edgar Barquín Durán, quien fungía en ese entonces como presidente del Banco de Guatemala y la Junta Monetaria, ayudó para que Morales Guerra saliera intacto de las investigaciones de las instituciones fiscalizadoras y de investigación. También contó con la colaboración de los diputados Jaime Martínez Lohayza y Manuel Barquín Durán.

La fiscalía documentó 686 transferencias al exterior que ascienden a US$33 millones (aproximadamente Q255 millones) pero se estima que las operaciones de lavado podrían llegar a Q937 millones.

El titular de la CICIG, Iván Velásquez, se refirió a que el dinero “provenía, principalmente, del narcotráfico”.

A prisión

Francisco Edgar Morales Guerra (alias Chico-dólar): asociación ilícita, lavado de dinero, defraudación tributaria, falsificación de documentos privados, financiamiento electoral ilícito y cohecho activo.

Maximino Gómez (ex asistente de diputado Manuel Barquín): asociación ilícita y cohecho activo.

Silvia Antonieta Guevara: asociación ilícita, lavado de dinero, revelación de información confidencial o reservada.

Héctor Vicente Reyes Linares: asociación ilícita, lavado de dinero, falsificación de documentos privados.

Rudy Estuardo Martínez Orellana: asociación ilícita, lavado de dinero, defraudación tributaria y falsificación de documentos privados.

Dain Alfredo Orellana y Orellana: asociación ilícita y lavado de dinero.

Edgar Leonel Guerra Pérez: asociación ilícita y lavado de dinero.

Marco Tulio Morales Guerra: asociación ilícita, lavado de dinero.

Javier Villatoro López: asociación ilícita y cohecho activo.

Arresto domiciliario

Lesbia Catalina Martínez Monroy: falsificación de documentos privados.

Mynor Leonel Morales Monterroso: cohecho pasivo, falsificación de documentos privados.