El Tribunal de Mayor Riesgo A, integrado por Yassmín Barrios, Patricia Bustamante y Gervi Sical condenó a 50 y 53 años de prisión a la estructura criminal vinculada en el crimen del trovador argentino Facundo Cabral, que sucedió la madrugada del 9 de julio de 2011.

El costarricense Alejandro Jiménez, alias “el Palidejo”, Juan Hernández y Audelino García fueron condenados a 50 años (20 por asesinato en grado de tentativa y 30 por asesinato).

A Elgin Vargas y Wilfred Stokes le agregaron tres años más por el delito de asociación ilícita, por lo que estarán en prisión 53 años.

Dato

399

fotografías contiene el álbum que detalla los momentos “clave” de la investigación con la participación de la banda de sicarios que fue contratada para matar a Henry Fariñas.

Los jueces explicaron que el aporte como colaborador de un integrante de la banda fue determinante. Se trató de un video en donde declaró Josué Cerón de la Cruz y señaló que Jiménez ordenó el ataque.

Alejandro Jiménez.

Alejandro Jiménez.

AFP

Foto:

Jiménez, vinculado al cartel de Sinaloa, que dirige el mexicano Joaquín “el Chapo” Guzman, fue el último en declarar y solicitó ser trasladado a su país.

“Se le dio valor probatorio a los fotogramas que fueron presentados por el Ministerio Público”.

Yassmín Barrios, juzgadora

El crimen del trovador compositor musical y filósofo ocurrió cuando viajaba en una camioneta agrícola hacia el Aeropuerto Internacional La Aurora acompañado del empresario nicaragüense Henry Fariñas.

En la hipótesis, la Fiscalía detalló que el ataque iba dirigido a Fariñas por supuestos inconvenientes con Jiménez, quien ordenó el ataque y contrató a la banda.

Durante el juicio, que inició el 28 de marzo, se reprodujo un video en donde Fariñas mencionó que fue amenazado de muerte por Jiménez derivado a la negociación por la compra del Club Elite, en Costa Rica.

Una de las pruebas “clave” fue el análisis de los videos de vigilancia que realizó el experto de la Policía Manuel Foronda.

Durante el juicio, la jueza Barrios le preguntó si reconocía a los implicados y el testigo alzó la mano izquierda y declaró: “Las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia de un casino se aprecian a los cuatro hombres”.

Existieron tres indicios que son el arma de fuego utilizada, la identificación de los procesados en los videos y el reconocimiento de los procesados por un integrante de la banda”, mencionó el fiscal Edwin Marroquín.

Fariñas fue condenado el 13 de octubre de 2012 a 30 años de prisión en Nicaragua, por lavado de dinero y narcotráfico. En apelación el 13 de abril de 2014 le redujeron la condena a 18 años con arresto domiciliario.