La declaración de Juan Carlos Monzón habría servido para una investigación que ha dejado capturas este jueves, mismas que fueron coordinadas por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). No es el primer caso donde participa como colaborador eficaz.

El MP y la CICIG han tenido en sus manos tantas evidencias como piezas de rompecabezas, pero quien les ha indicado cómo armarlo es Juan Carlos Monzón Rojas, hombre de suma confianza de la ex Vicepresidenta, Roxana Baldetti, y a quien le encomendaron negocios durante el gobierno del Partido Patriota (PP).

Monzón Rojas intentó mantener poca exposición ante la prensa desde su nombramiento en el 2012 como secretario privado de la entonces vicemandataria, Roxana Baldetti.

Internet

Foto:

Estuvo a cargo de Comisión Nacional Contra el Contrabando pero su nombre sobresalió cuando la CICIG sacó a luz una red de defraudación aduanera conocida como La Línea.

El exsecretario fue prófugo de la justicia, pero al estar a disposición del juez, las investigaciones tomaron otro giro, ya que él tenía mucho que decir.

Publinews

Foto:

Lo revelado por Monzón le valió para que el MP aceptara firmar un convenio que lo convirtió en colaborador eficaz. A partir de ese momento ha sido custodiado con máxima seguridad y en cada trasladado se le resguarda con casco y chaleco blindado.

El primer caso donde habló fue en la Línea, ya que por la evolución de las pesquisas, ya no era considerado el líder. En esa audiencia delató a Otto Pérez Molina y a Roxana Baldetti.

Otro caso en el que Monzón guió a la fiscalía fue el del soborno que habría pagado Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ) para firmar un contrato con la Empresa Portuaria Quetzal.

Juan Carlos Monzón lo hizo de nuevo, ya que trascendió que en la declaración que hizo en el caso TCQ el 8 de abril de este año reveló detalles del financiamiento ilícito y lavado de dinero que involucraría al Partido Patriota y que ha dejado más de 20 capturas este jueves.