“Las órdenes de captura se giran de acuerdo con el avance de la investigación, en este caso hay que hacer un cruce de información”. Brenner López, fiscal del MP

Otra de las medidas autorizadas es el arraigo de Manuel de Jesús Elías Higueros, representante legal de la empresa.

La agroindustria Bellamar Tiquisate, S. A., fue intervenida por el Ministerio Público y la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) debido a que enfrenta un proceso por el incumplimiento de pago de impuestos.

Una de las actividades de la compañía es la exportación de banano y es señalada de defraudación fiscal y caso especial de defraudación tributaria, ya que le adeuda a la SAT Q140.7 millones más intereses y multas.

En 2015 el ente recaudador incluyó en la lista de morosos que enfrentan un proceso económico coactivo.

La intervención fue autorizada por el Juzgado Tercero Penal, quien también permitió el embargo de 109 vehículos registrados a nombre de la empresa.

Brenner López, fiscal de Delitos Económicos, explicó que la empresa simulaba transferencias internacionales de supuestos pagos en exceso que se realizó en 2011, periodo que fue auditado por la SAT.

Las órdenes de captura se giran de acuerdo con el avance de la investigación, en este caso se debe realizar el cruce de información por lo que solo se pidió el arraigo del representante legal”, agregó López.

También el MP solicitó el embargo de cuentas bancarias y la intervención del comercio Agrobelsa, propiedad de la exportadora.

Mynor Moto, titular del Juzgado Tercero, autorizó el nombramiento del interventor, auditores y notarios auxiliares, que forman un equipo de siete personas.

La investigación detectó que Bellamar registró cobros por compra de divisas pero en las cuentas por cobrar de sus clientes la empresa Salenburg Overseas Limited no le realizó pagos en exceso.

Para luego reintegrar dichos fondos con notas de débito que no correspondían.