Los abogados del exjefe de Estado, Efraín Ríos Montt, quien gobernó Guatemala entre 1982 y 1983, lograron detener el inicio del juicio por genocidio, luego de que el Tribunal de Mayor Riesgo B aceptara la recusación en contra de su presidenta, Janeth Váldez.

La recusación fue planteada por la defensa de Ríos Montt el 30 de diciembre con el argumento de que Valdéz había emitido opinión del caso, porque que en su tesis afirmó que en el país hubo genocidio y además mencionó al ahora acusado.

Dos de los tres jueces de esa judicatura votaron a favor de esa acción, que suspende el inicio del segundo juicio en contra del militar retirado hasta que la Sala Mayor de Rieago elija al nuevo juez.

Desde horas de la mañana el nivel 15 de la Torre de Tribunales se vio repleta por personas que esperaban que la audiencia se llevará a cabo. El inicio del debate se retraso varias horas debido a la ausencia de Ríos Mont; sin embargo, el Tribunal de Mayor Riesgo B, a cargo de Váldez, rechazó la excusa médica del militar y le ordenó que debía presentarse en un lapso de una hora, el exjefe de Estado llegó en una ambulancia.

Al conocer la decisión de la jueza, los abogados del exjefe de Estado, aseguraron que exponer a Ríos Montt le podría provocar parálisis irreversible; sin embargo, el acusado tuvo que acudir a la audiencia.


Ríos Montt había sido condenado en mayo de 2013 por otro tribunal a 80 años de prisión por el delito de genocidio, al encontrarlo culpable de la matanza de 1 mil 771 indígenas mayas-ixiles en el norte del país durante su régimen, de marzo de 1982 a agosto de 1983.


Sin embargo la Corte de Constitucionalidad (CC), máxima instancia judicial de Guatemala, anuló la sentencia al considerar que se cometieron errores durante el proceso y ordenó repetir el juicio.
Junto a Ríos Montt también será procesado su exjefe de inteligencia militar, José Mauricio Rodríguez, absuelto en el primer proceso.