La fiscal general Thelma Aldana, ha explicado que “hoy comienza el proceso de extinción de dominio de las propiedades del señor presidente Otto Pérez Molina”.

El mandatario ha sido vinculado al caso de defraudación aduanera denominado “La Línea” como uno de los cabecillas, junto con Roxana Baldetti, quien renunció al cargo como vicepresidenta el 8 de mayo por su posible vinculación.

El 27 de agosto de 2014, Pérez Molina aceptó con un tono enfadado, que la hacienda ubicada en Zaragoza, Chimaltenango, es de su propiedad. La finca tendría un costo de US$2 millones.

En febrero de 2012 hizo pública su declaración patrimonial al afirmar que la totalidad de sus fondos ascendía a Q9 millones.

El mandatario habita en una vivienda en la colonia Vista Hermosa 1.

Investigaciones detallan que posee fincas en Izabal, otra de más de 100 metros de frente al Pacífico, a la altura del kilómetro 135 de la carretera que conduce a Monterrico, que el mandatario no ha confirmado.