La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó su informe titulado “Situación de Derechos Humanos en Guatemala: Diversidad, desigualdad y exclusión", en el que señala que en el país hay diversos factores que ponen en peligro el Estado de Derecho.


La presentación del informe fue en el Palacio Nacional de la Cultura, en presencia del presidente, Jimmy Morales, el Canciller, Carlos Raúl Morales, y el presidente de la CIDH, James Cavallaro.

Amílcar Ávila

Foto:

El informe detalla que la “impunidad, la corrupción, el crimen organizado, la intolerancia y la violencia política, así como la exclusión social de diversos sectores", ponen en peligro el Estado de Derecho y restringen que las personas gocen de sus derechos humanos en Guatemala.

También resalta que el nivel de violencia e inseguridad de Guatemala está relacionado con la exclusión social y la falta de aplicación de la ley. Los expertos detallan que la situación se agrava “con el resurgimiento de las desapariciones, asociadas principalmente al actuar del crimen organizado, la problemática de los linchamientos y el uso desmesurado y poco supervisado de la seguridad privada”.

La CIDH señala que la respuesta del Estado guatemalteco “ha sido problemática”. Eso lo explica al verificar el debilitamiento continuo de la Policía Nacional Civil (PNC), así como “el uso desproporcionado de los estados de excepción, la militarización de la seguridad ciudadana y la creación de escuadrones especiales", que a su criterio, solo aumentan la tensión y agravan el problema. 

Amílcar Ávila

Foto:

En el informe se expresa la preocupación por los procesos de selección de operadores de justicia porque “afecta la independencia judicial, así como la falta de acceso a la justicia y la impunidad, en particular respecto de violaciones a los derechos humanos perpetradas durante el conflicto armado interno”, se enfatiza.


El informe señala que se han contravenido los estándares interamericanos de derechos humanos al haberse autorizado proyectos de “explotación minera, monocultivos, plantas hidroeléctricas” sin consulta previa a las comunidades. Asimismo, agrega que esto ha repercutido en ocasiones en “la contaminación de sus aguas y suelos y el desplazamiento forzado de sus tierras”.


Avances


"Hemos notado cambios en Guatemala en pro de una sociedad más respetuosa de los derechos humanos", dijo el Relator de la CIDH para Guatemala, Comisionado Enrique Gil Botero. Asimismo, argumentó que los avances provienen de funcionarios públicos comprometidos con la justicia, así como por defensores y defensoras de derechos humanos y líderes sociales.

Otro logro destacado es la “reducción en la tasa de homicidios y la decisión de la Corte de Constitucionalidad en septiembre de 2015 que por primera vez ordena se implemente la consulta previa e informada con las comunidades indígenas afectadas por un proyecto de inversión”.

También hubo un reconocimiento al trabajo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y del Ministerio Público “en la desarticulación de redes criminales y en la lucha contra la corrupción”. En este tema, saludó la decisión de Guatemala de extender el mandato de la comisión.

La CIDH se congratuló por la intención del Estado de crear un “programa de protección a periodistas, las acciones tomadas para prevenir y combatir la trata de personas y, la creación de estadísticas diferenciadas en materia de violencia contra la mujer que alimentan el diseño de políticas públicas, entre otros”.

James Cavallaro presidente de CIDH. Foto: EFE

Foto:

En el informe también se reconoció el trabajo de la justicia en el caso de corrupción en el gobierno por el caso La Línea, así como las posteriores renuncias del Presidente y Vicepresidenta, Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, así como la elección del nuevo mandatario, Jimmy Morales.

Entre las recomendaciones hechas está retomar la agenda de los Acuerdos de Paz, cumplir e implementar las sentencias de los órganos interamericanos de derechos humanos, así como “continuar con los esfuerzos para erradicar la pobreza extrema y el hambre, eliminar la desnutrición infantil”.

En el tema de violencia, se recomienda elaborar políticas públicas de prevención y que la seguridad interna esté a cargo de la PNC.