Una denuncia oportuna fue el comienzo de un allanamiento que terminó con la incautación de cocaína en una vivienda en San Marcos.

Algunos vecinos avisaron a la Policía por una sospecha que “algo extraño” ocurría en una vivienda en la aldea El Quetzal.

Los agentes allanaron la casa y al hacer una revisión localizaron varios kilos de cocaína que estaban enterrados en el patio en un compartimiento especial.

La Fiscalía aún realiza el conteo.

En Huehuetenango se realizó la última incautación.