Luego de pagar el adeudo tributario por más de Q44 millones, el hotel Camino Real emitió un comunicado en el cual se solidariza con el propietario Carlos Enrique Monteros Castillo que tiene orden de captura y solicitan que el proceso legal sea llevado con legalidad y transparencia.

Además, informa que dicho hotel continúa trabajando con normalidad, pues las medidas impuestas no afectarán el servicio a los clientes, como también colaboran con las autoridades de la Superintendencia de Administración Tributaria y Ministerio Público para solventar la situación fiscal y jurídica.

El comunicado es firmado por el director general de la empresa Juan Gurrola, en el cual afianzan su compromiso en la industria hotelera del país, como lo han realizado por más de 56 años y agradece a sus clientes, colaboradores, proveedores y amigos por la solidaridad mostrada en estos momentos.

La SAT solicitó al Juzgado Noveno Penal la intervención de la caja administradora del hotel, medida que fue autorizada y levantada un día después de que cancelaron los impuestos.

Por dicho proceso tributario fue capturado Óscar Jiménez que era el gerente administrativo y fue beneficiado con medida sustitutiva.