Pasó 102 días en prisión hasta que pudo hablar frente a un juez para desmentir su participación en la negociación de fianzas a los implicados en el caso de defraudación en las aduanas llamado La Línea.

Roberto Stalling Sierra, hijo de la ex jueza octavo Marta Sierra, fue vinculado al proceso por tráfico de influencias en la negociación que hicieron los cabecillas del grupo de defraudación para obtener fianzas el 21 de abril.

El abogado refutó la acusación de la fiscalía y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). “Yo me entregué, vine a preguntar si había algún señalamiento en mi contra y fui detenido”, explicó ante el juez undécimo Eduardo Cojulum.

El juzgador lo benefició al pago de Q100 mil de fianza para recuperar su libertad. “No sé qué haré porque el dinero no lo tengo”, mencionó al salir de la audiencia.

Stalling Sierra se entregó a la justicia el 26 de junio y por acciones penales no había podido hablar ante un juez.

La fiscalía tendrá dos meses para profundizar en la investigación y la audiencia para saber si enfrenta juicio será el 18 de diciembre.

Marta Sierra, la ex juzgadora y madre del implicado, está en prisión por haber otorgado fianzas de Q250 mil a los cabecillas del grupo: Francisco Javier, alias “Teniente Jeréz”, Salvador González, “Eco” y a Miguel Lémus.