Las hermanas Rositas, que fueron separadas quirúrgicamente por un equipo de médicos del Hospital Roosevelt, dejaron este viernes el hospital, luego de que fuera su hogar por más de tres años.

Su nueva casa será el Hogar amor de niño, un espacio especializado en el cuidado de niños especiales.

Wendy Morataya

Foto:

Desde enero de este año, la directora del plantel recibió la solicitud de un juez metropolitano para que visitara a las Rositas, ya que serían trasladadas al hogar.

Hanna, un niña con huesos de cristal, también se acercó a las Rositas y han sido amigas desde hace meses. Hanna vive en el hogar desde hace 12 años, ella y su hermano tienen el mismo padecimiento. Cumplió el mes pasado 18 años. 

Wendy Morataya

Foto:

Este viernes, las niñas que nacieron siendo siamesas, fueron entregadas a las autoridades del hogar, quienes cuidarán de ellas.