En junio de 2014 se incrementaron las denuncias de robos de vehículos en las calles de la “Ciudad Colonial”. Los propietarios denunciaban los casos y así comenzó la investigación que culminó con la captura de 21 personas, entre ellos a un subcomisionado y cinco agentes de la policía.

Los robos se realizaban en La Antigua Guatemala, Sacatepéquez, explicó la fiscal general Thelma Aldana y los guardaban hasta que “se daba por terminada su búsqueda inmediata”.

Los integrantes de la banda robaban el automotor que se ajustaban a las características acordadas con los compradores. Aprovechaban los lugares de poca vigilancia.

El vehículo era trasladado a un sitio denominado “frontera” donde otro integrante recogía “la chiva”, como llamaban al vehículo, para su “enfriamiento” (resguardo).

Elmer Sosa, viceministro de gobernación explicó que "este es un mensaje a los miembros de la institución, que no se va a permitir ningún acto de corrupción dentro de todos los integrantes que componen la institución".

Comercialización
El grupo “hacía ceviche” (desmantelaba) el auto para venderlo por partes, explicó la fiscal de Sacatepéquez Raquel Saenz.

También lograba “chipiarlo” (modificar la matrícula” para venderlo dentro del país.

Carlos Ruíz, secretario general de la fiscalía, informó que se tienen documentados el robo de 21 vehículos y que la organización habría obtenido ganancias de Q225 mil.

Detenidos
En total se realizaron 43 allanamientos y se detuvieron a 21 personas de las 27 órdenes de aprehensión. Las autoridades incautaron una pistola, 46 autos, 105 matrículas, una motocicleta y varios títulos de propiedad de vehículos.

El subcomisario Mynor Andremar López Méndez, jefe de operaciones de la Comisaría 14 fue detenido por su vinculación junto con el oficial José María Ceballos González y los policías Marvin Emilio Gálvez García, Edgar Luis Alvarado Oxlaj, Mynor Manuel Cruz Zúñiga y Mario Rafael Martínez Anabizca.

Los líderes son Jimmy Antonio Picado Aviles, Cristian Saúl Martínez Flores y Ricardo Arnoldo Hernandez Pérez (prófugo).

Los que proveían de matrículas falsas son Luis Adolfo Cordova Chivalan y Gerson Arturo Carballo Vielman.

Los desmanteladores son Estanisalago de Jesús Arévalo Sánchez y José Antolín Flores Lemus,