El pasado jueves 13 de agosto el Congreso tuvo en sus manos retirarle la inmunidad al presidente Otto Pérez; sin embargo, no se logró.

Para que se le retirara la inmunidad al mandatario, 105 diputados debían darle su visto bueno, pero solo 88 lo hicieron, 26 votaron en contra y el resto se abstuvo o estuvo ausente.

De los 26 diputados que se opusieron, 23 pertenecen al PP y los tres restantes son independientes, incluido el presidente de ese organismo, Luis Rabbé.

Con esto, el documento quedó archivado.

La acción de antejuicio la presentó el congresistas Amílcar Pop, de Winaq, para que Pérez fuera investigado por los casos de corrupción en la SAT y en el IGSS.