El empresario Gustavo Alejos (quien fue el secretario privado del expresidente Álvaro Colom) vinculado a un caso de corrupción en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), solicita su libertad.

Alejos acudió al Juzgado Sexto Penal, a cargo de Silvia de León, para argumentar el cambio de delitos y salir de prisión.

Su abogado Mauricio Berreondo (defendió al expresidente Alfonso Portillo) planteó retirar el delito de asociación ilícita y cohecho activo y dejarlo vinculado solo por tráfico de influencias.

El empresario ofreció como “garante” a su padre Roberto Alejos Vásquez, quien es diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), para que la juzgadora otorgue su libertad.

El hecho que estén 12 capturados no significa que exista una estructura”, se refirió el defensor.

Alejos evitó pronunciarse luego de un señalamiento de Salvador Gonzáles, alias “Eco”, quien confesó la forma en que se defraudó al Estado en el caso La Línea.

El caso

Son 12 integrantes de esta red delictiva incurrieron de manera periódica en irregularidades e ilícitos con el fin de favorecer a determinados proveedores particulares a cambio del cobro de “comisiones” improcedentes, comprometiendo los recursos del Estado, distorsionando la legitimidad de los procesos contractuales.

El empresario Alejos se entregó el 28 de diciembre de 2015 luego de permanecer prófugo desde el 2 de noviembre de ese año. Un día después fue vinculado al proceso.

La jueza rechazó la petición de libertad y modificación de los delitos en contra de Alejos.