En una abarrotería de San Lucas, Sacatepéquez, según se cita en una publicación de Facebook, los dueños han decidido no marginar a los perros de la calle y les han habilitado un comedero y bebedero, cosa que ha sido muy bien recibido por los vecinos del negocio.

Yolanda Castillo, usuaria de la red social en mención, compartió este post y ha manifestado su felicidad, ya que le parece que es una muy buena iniciativa digna de imitar.

"En esta surtidora compro el concentrado porque son una familia espectacular", indicó Castillo.

La dama también comentó que para evitar que estos recipientes que, cada día son llenados con agua limpia y concentrado, los dueños deciden destornillarlo de la pared por las noches y así no se los roben.