Decenas de guatemaltecos acudieron este 10 de mayo, Día de las Madres, a varios cementerios de la capital, el Camposanto Los Cipreses fue uno de ellos.

Este día no ha pasado desapercibido para las personas que desearían poder dar un abrazo a la madre consoladora y amada, pero que ahora está ausente. Es por ello por lo que las recuerdan con ramo de flores o simplemente con una visita a la última morada de la persona que ha dado la vida y la que ha dejado un vacío en el seno familiar.

En familia o en solitario, las personas visitan en días especiales como este varios cementerios y camposantos de la ciudad y en definitiva, del país.

El amor hacia una madre que ya no está en este mundo se refleja en los rostros colmados de lágrimas, pero que a la vez, muestran la esperanza de un reencuentro posterior,   según lo indican varias religiones.