Tras el descubrimiento de una red de defraudación fiscal que ha robado millones de quetzales al Estado, cientos de guatemaltecos se han reunido para exigir la renuncia del binomio presidencial; sin embago, un pequeño grupo, que en la manifestación del 1 de mayo se encadenó como señal de protesta ante la corrupción que afecta al país, cumple seis días de estar "atado" a las rejas del Palacio Nacional.

Según le contaron a Publinews se trata de una familia, un grupo de estudiantes de la Universidad San Carlos de Guatemala y otros ciudadanos que manifiestan su descontento con las autoridades con esta acción, sin precedentes en el país.  

Todos reiteran que no pertenecen a ningún movimiento, agrupación o partido político, simplemente, se consideran ciudadanos indignados más conscientes que nunca de la situación del país, quienes además aseguran cuentan con el apoyo de la Procuraduría Nacional de los Derechos Humanos.