Un juez de Sudáfrica ha denegado la libertad condicional al ciudadano guatemalteco Diego Dougherty Novella encarcelado en este país por el supuesto asesinato de su novia, informan hoy los medios locales.

El magistrado, del Tribunal de la Magistratura de Ciudad del Cabo, entiende que Dougherty Novella, de 42 años y uno de los herederos de la poderosa cementera guatemalteca Progreso, podría fugarse si se le concede esta medida.

La acusación se opuso a la libertad bajo fianza esgrimiendo la buena posición económica de Dougherty Novella, así como su falta de vinculación con Sudáfrica y la ausencia de un tratado de extradición con Guatemala.

La Fiscalía acusa a Dougherty Novella del asesinato premeditado de la empresaria estadounidense del sector de la publicidad Gabriela Kabrins, de 39 años.

Kabrins apareció muerta por estrangulamiento con signos de haber sido golpeada y agredida sexualmente el pasado 29 de julio en el hotel de Ciudad del Cabo que compartían.

Novella fue detenido después del descubrimiento del cadáver cuando deambulaba semidesnudo por la playa, y asegura no recordar nada de lo ocurrido en la habitación.

Después de su arresto, el guatemalteco -que tiene también la nacionalidad italiana- fue sometido a una inspección psiquiátrica a petición de su abogado.

Los médicos que le trataron concluyeron que no sufre de ninguna enfermedad mental y debe responder por sus acciones, aunque aceptaron la posibilidad de que su "estado de alteración" en el momento en que Kabrins fue asesinada se debiera al consumo de drogas.

Familiares de Kabrins asistieron a la vista de hoy en el tribunal, entre ellos su prima Laura Baril, que se mostró convencida de que Novella habría escapado si se le hubiera concedido la libertad bajo fianza.

"Él y su familia tienen millones. Son gente poderosa", declaró al portal de noticias local News 24.