“Tenían una cara totalmente de espanto y pedían que los dejara entrar”. Esas expresiones de miedo y terror son las que recuerda la guatemalteca Pamela Morales en las personas que huían del ataque en cercanías del paseo marítimo en Niza, Francia, hecho que dejó más de 80 fallecidos.

En entrevista al programa A Primera Hora de Emisoras Unidas, la guatemalteca dijo que la imagen que más la impactó fue la de unos adolescentes a quienes se les notaba "el terror en su mirada".

Pamela es profesora de idiomas y vive en Niza. En la noche del 14 de julio, como decenas de personas, había presenciado un espectáculo de fuegos artificiales y ya se encontraba en su apartamento cuando escuchó ruidos como de una “estampida y gritos”.

AFP

Foto:

El apartamento de la guatemalteca está a unos 200 metros de donde un hombre embistió a más de 100 personas con un camión, de las al menos 84 han muerto.

Algunos corrían gritando que había disparos o que se trataba de un atentado, otros se subieron a techos de casas e incluso hubo  quienes se lanzaron a la playa, pese al desnivel que existe.

Los golpes a la puerta del apartamento de Pamela eran insistentes y ella no dudó en abrir la puerta. La primera impresión eran los rostros de miedo.

“Éramos unas 20 personas en mi apartamento queriendo saber qué estaba pasando” recordó Pamela. Mientras ellos se resguardaban en la calle otros buscaban refugio en edificios o cualquier lugar que los alejara del peligro.

AFP

Foto:

Entre el grupo de personas a quienes la guatemalteca les abrió la puerta estaba una pareja joven con una niña de 1 año de edad. Pamela recordó que durante el espectáculo de juegos pirotécnicos vio a familias completas, ya que es verano y época de vacaciones, además, Niza es un lugar turístico, lo que la hizo pensar en que entre las víctimas podía haber menores de edad.

La guatemalteca se puso en contacto con la Cónsul Julissa Hengstenberg para prestar cualquier colaboración y para conocer si había connacionales heridos o fallecidos, extremo que no ha sido confirmado hasta el momento.