Los presidentes de Guatemala, Otto Pérez, y Honduras, Juan Orlando Hernández, instalaron una fuerza especial de 500 policías, soldados y fiscales de ambos países

La agrupación se dedicará a combatir el narcotráfico, el contrabando, la trata de personas, adopciones ilegales, tráfico de armas y otras modalidades del crimen organizado en una extensión de 256 kilómetros de frontera. “Estamos consolidando esfuerzos en la lucha contra el delito transnacional”, expresó Pérez durante la inauguración de las operaciones de la denominada Fuerza de Tarea maya-chortí.