Autoridades de Guatemala y Belice iniciaron un plan conjunto para la protección de la vida silvestre en ambos países, amenazada por el tráfico ilícito de especies y la tala de árboles, informó este viernes una fuente oficial guatemalteca.

El estatal Consejo Nacional de Áreas Protegidas de Guatemala (Conap) explicó en un comunicado que el proyecto contempla reforzar los patrullajes policiales para contrarrestar el tráfico de animales, proyectos económicos en comunidades rurales y una campaña en los medios para desalentar la compra de fauna silvestre.

Según el Conap, uno de los principales puntos de la "colaboración binacional para erradicar el tráfico ilegal de fauna silvestre en Belice y Guatemala", es la protección de nidos de guacamayas, una de las especies en peligro de extinción.

El proyecto tiene el apoyo de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés) y la embajada del Reino Unido en Guatemala, precisó la fuente.

De acuerdo con la WCS, el tráfico ilícito de fauna es el cuarto más grave y significativo en el mundo, sólo después de las drogas, las armas y la trata de personas.

Las autoridades guatemaltecas refieren que las aves silvestres del país, como guacamayas, loros y pericos, son las más apetecidas por los traficantes, así como iguanas y monos, mientras que la deforestación a causa de la ganadería y agricultura son una constante amenaza para las especies animales.