La tradición de visitar a la Virgen de Guadalupe está acompañada por el cierre de las calles cercanas al Santuario, ubicado en la 8a. calle y 1a. avenida, zona 1. Se espera la visita de más de un millón de personas desde ayer hasta el domingo.

La costumbre es vestir a los niños con trajes indígenas y pedirle salud. Amílcar Montejo, director operativo de la Policía Municipal de Tránsito, informó que durante el fin de semana se liberará el paso, pero las ventas colocadas en los alrededores de la iglesia agravarán el embotellamiento.

“Hay que tomar en cuenta que mañana (hoy) habrá una procesión, por lo que es evidente que el tránsito será mayor”, explicó Montejo. Añadió que los automovilistas deberán tener paciencia. “Desde mañana se aumenta el tránsito. Habrá tráfico pesado”, expuso.