Luego de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, confirmara que en diciembre revelará medidas ejecutivas para beneficiar a los indocumentados en su país, Guatemala se alista ante la eventual ayuda para los connacionales.


El canciller Raúl Morales informó ayer que 600 mil guatemaltecos pueden ser beneficiados con este tipo de acciones. No descartó que se le otorgue el Estatus de Protección Temporal (TPS, en inglés) al país.

El mandatario Otto Pérez se reunió ayer con Morales, el ministro de Gobernación, Mauricio López, y el director ejecutivo del Renap, Rudy Gallardo, con el propósito de revisar cómo avanza el proceso de emisión de los pasaportes y del Documento Personal de Identificación.


“En caso de que se logre la regularización de muchos de los connacionales, creo que estamos en la capacidad de atender hasta por tres años los pasaportes”, afirmó López. P { margin-bottom: 0.08in; }

El viernes los presidentes de Guatemala, El Salvador y Honduras se reunieron con el vicemandatario de EE. UU., Joe Biden, para presentarle el “Plan de la Alianza de la Prosperidad”, para frenar la migración infantil. El funcionario estadounidense anunció un programa que su país implementará para darles refugio a los menores de 21 años que tengan a sus padres de manera legal en Estados Unidos.

El presidente Otto Pérez se reunió ese día con Biden y le insistió el TPS para Guatemala.