La exclusión, la falta de acceso a la salud y educación son factores que repercutieron para que Guatemala no avanzará en el Índice de Progreso Social 2016, donde se observa que el país bajó de la casilla 79 a la 87 de las naciones evaluadas.

El informe fue elaborado por el Instituto de Progreso Social y el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS) del INCAE, donde se observa que el país este año tuvo una calificación de 61.68 y el año pasado había logrado 62.19.

Víctor Umaña, director de CLACDS, indicó que Guatemala ha estado estancada, pues se conocen donde están las necesidades, pero hacen falta la coordinación entre el sector público y privado para dinamizar las acciones para lograr mayor oportunidad a todos los ciudadanos.

“Hay que visibilizar a la población porque se conoce donde están, se deben atender las necesidades básicas como acceso a salud, donde el tema principal es la nutrición y la educación. También hay que trabajar en la tolerancia e inclusión para lograr que el crecimiento económico permita mejorar el bienestar de las personas”, agregó Umaña.

El ejecutivo resaltó que no se debe tolerar que niños no estén en las escuelas y tener embarazos en adolescentes, por lo que el país atraviesa un buen momento para establecer políticas para avanzar en el desarrollo.

Guatemala mantuvo el puesto a nivel Latinoamérica y el Caribe, pues se ubicó en la casilla 18, donde incide la inseguridad, pues en el país se registran más muertes por cada 100 mil habitantes.