El presidente Jimmy Morales se reunió la semana pasada con el vicemandatario de los Estados Unidos, Joe Biden, para revisar el plan de la Alianza para la Prosperidad, cuyo propósito es disminuir la inmigración ilegal a esa nación.

Acisclo Valladares, titular  del Programa Nacional de Competitividad (Pronacom), informó que, como parte de la iniciativa, el país recibirá US$127 millones, parte de los US$750 millones que aprobó el Congreso estadounidense para Centroamérica el año pasado.

“Para la generación de prosperidad este primer año se le asignaron a Guatemala US$127 millones, mientras que para El Salvador y para Honduras, US$60 millones”, detalló el funcionario, quien formó parte de la comitiva que acompañó a Morales en Washington.

“Estados Unidos tiene en mente que la alianza sea una iniciativa aproximadamente de 15 años, una réplica del Plan Colombia. Para lograr echar a andar esto, se deben crear proyectos nacionales y regionales. El desglose de los recursos tiene aristas, por ejemplo, son US$50 millones para toda Centroamérica en general, además son US$250 millones para los proyectos de seguridad que apoya cada año EE. UU.”, agregó.

“Debemos trabajar como  hasta ahora, ya que los fondos llegaran en octubre, debido al sistema presupuestario de ese país”, expuso. Valladares aseguró que, durante la cita con Biden, el mandatario guatemalteco propuso que el manejo de los fondos sea por medio de un consejo consultivo y no con la Millennium Challenge Corporation (MCC, en inglés), como se había propuesto en un inicio.

“Este ente se integraría por todos los actores sociales del país: la entidad pública, el sector privado, tomando en cuenta a las cooperativas, la sociedad civil, el poder local  (alcaldes), los embajadores de Estados Unidos y el director de Agencia de los EE. UU. para el Desarrollo Internacional”, explicó.